Colectivo Electrobiota 
Integrantes: Gabriela Munguía y Guadalupe Chávez                                
Instalación sonora e intervención en el espacio público.
Proyecto realizado con el apoyo y en el macro del 2nd Premio a las Artes 
Electrónicas de la UNTREF. 
2016.

Rizosfera FM es un laboratorio de experimentación y exploración sobre nuevos y posibles diálogos interespecies. Este proyecto consiste en un instalación e intervención sonora  que plantea la apropiación y la resignificación de los medios masivos de comunicación, a modo de extensiones y redes híbridas entre humanos y otras especies. Se inspira en las infinitas formas de vida que habitan la rizosfera, sus formas de entender y relacionarse. Desde la integración de elementos biológicos, la comunicación remota, la apropiación de tecnologías, el sonido, la luz, las frecuencias, los ritmos, las sintonías y los posibles lenguajes, es que este proyecto imagina la hibridación de sistemas como un mecanismo y proceso de co-creación; sensible a la mirada e interpretación sobre aquellos micro-hábitats donde infinitos seres cohabitan, interactúan, construyen y se expresan.


VOCES QUE MORAN BAJO LA TIERRA: TERRITORIOS RIZOSFÉRICOS

Existen frecuencias sutiles, señales emisoras y portadoras de información pertenecientes a un microcosmo conformado por una infinidad de formas de vida que moran bajo la tierra. Este entramado orgánico y vivo, escasamente perceptible para el ser humano, se denomina rizosfera. Un territorio sensible, dinámico y complejo habitado por raíces de plantas, hongos, bacterias, minerales y agua. Bajo su principio de autonomía operacional, las sociedades que conforman este micro territorio, de apenas algunos pocos milímetros, interactúan íntimamente generando distintos procesos bio-geoquímicos que ayudan a mantener el balance de los suelos, a través de esta gran red física de relaciones e intercambios.

El proyecto Rizosfera FM es una investigación que nace desde la curiosidad por aproximarnos y generar nuevas redes y canales de comunicación interespecies. Ser sensible a aquello que oculta la rizosfera, abre una puerta para aproximarnos a lo que significa estar interconectados e interdependientes con otras especies. Apelamos a que comprender la relación interespecies construye conocimiento, desestabiliza la centralidad del lenguaje, la conciencia y el aprendizaje. Así, este proyecto imagina este micro territorio vivo, poroso, entramado, interconectado, amorfo y colonizado por raíces e infinitas comunidades de especies y géneros microbianos como un territorio y herramienta de co-creación y expresión de lo vivo. Estas latentes formas orgánicas se vuelven constantes vibraciones bajo la tierra a espera de su escucha. Por ello desde la apropiación e intervención de nuestras redes analógicas y virtuales de comunicación masivas, como son las emisiones de ondas radiofónicas moduladas, nos interesa entrelazar y crear un complejo sistema híbrido, orgánico-radiofónico vivo. Una canal radiofónico que se retroalimenta de los procesos y las transformaciones biológicas y orgánicas de este microhábitat y los seres vivos que lo conforman. 


INTERVENCIÓN EN EL ESPACIO PÚBLICO

Rizosfera FM es un proyecto de experimentación sonora que se inspira en las infinitas formas de vidas que componen la rizosfera y la intervención de los canales radiofónicos locales para generar una gran red hibrida de comunicación. Como primer experimento, nos interesaba generar una red sonora que pudiera reconectar las rizosferas segmentadas y dislocadas por la urbanización de los territorios. Por ejemplo, las plantas que se encuentran en macetas, sus raíces y todos los microorganismos que las habitan, han dejado de formar parte de esta gran red subterránea de intercambios; así mismo, el crecimiento de las ciudades día a día destruyen parte de esta gran red orgánica. Tomamos como primer lugar de exploración las cercanías de la estación ferroviaria de Caseros y el Museo de Artes Visuales de la UNTREF (MUNTREF) en Caseros, Provincia de Buenos Aires.

A partir del desarrollo y construcción de una serie de biosensores DIY pudimos medir distinta información y actividad de la rizósfera de los árboles a las afueras de la estación de tren y en diversas macetas dentro del espacio museístico. Las diferentes señales fueron amplificadas y transformadas en sonido analógico. Por otra parte, interviniendo y modificando diversos transmisores y sintonizadores de radio frecuencia, los sonidos de las rizósferas fueron retransmitidos por canales locales de radio, los cuales podían ser sintonizandos y escuchados en tiempo real haciendo uso de radios comunes.

La idea de apropiarnos y de hackear las redes de comunicación masivas funcionaron como posibles caminos de acción y concientización sobre nuestra relación con la naturaleza. Estas acciones nos inspiran a imaginar la posibilidad de “construir” conocimiento desde una búsqueda transversal. Donde la emergencia y re-apropiación de procesos, metodologías, herramientas y paradigmas tecno-científicos permiten la construcción de nuevos lenguajes de reflexión y mecanismos estéticos, cognitivos y conceptuales sobre nuestro hacer artísticos, y también nuevas responsabilidades como constructores y agentes activos sociales, políticos y culturales.


BIOTRANSMISIONES

Desde el proceso de apropiación y resignificación de los diferentes canales comunicacionales y las redes orgánicas de la rizosfera se abre una exploración de lo remoto-local y lo posible e imaginario global. Imaginar cómo es que la tecnología es embebida en los cuerpos y viceversa, es posibilitar a que las formas orgánicas puedan embeberse y apropiarse de estos canales radiofónicos como redes y raíces tecno-sensibles; donde las intimidades biológicas se transforman en posibles expresiones de pertenencia, de memoria, identidad e intimidad híbrida y colectiva.

Al entrelazar tanto las redes virtuales como aquellas orgánicas también podemos plantear la posibilidad de un complejo sistema híbrido, orgánico-radiofónico público y colectivo. Los potenciales y procesos biológicos a modo de vibraciones y sutiles voces que moran bajo la tierra se transforman y expresan como señales, información, decodificaciones del medio ambiente y posibles canales de comunicación y relación entre diversas regionalizaciones biológicas. Esta retroalimentación plantea una constante horizontalidad entre diversas gestualidades y comunicaciones. Se establece la información como una singularidad común entre la materia inerte, los seres vivos y el objeto técnico. Así la información puede pensarse como un vehículo entre el hombre, la naturaleza y su entorno. Lo orgánico y lo tecnológico pueden funcionar como canales comunicacionales y sensoriales en procesos de “co-creación” y sistema híbridos. Nos gusta imaginar la posibilidad de construir interfaces y protocolos comunicacionales en un mismo plano de realidad en el que materia y espíritu pueden encontrarse y comunicarse no como realidades apartes, sino como sistemas interconectados e interdependientes.

Taller de Biotransmisiones, Festival Transpiksel, Unidad de Posgrado, UNAM, México. 2016

LABORATORIO DE EXPERIMENTOS Y PROCESOS

 


AGRADECIMIENTOS

Mariela Yeregui, Leonelo Zambón y Augusto Zanela por acompañarnos y guiarnos durante todo el proceso y su confianza. Germán Pérez, Fernando Perez, Jaime Munguía, Juan Manuel Quesada, Marlin Velasco, Alejandra Ferruccio, Sebastián Pasquel, Giuseppina Vignola, Paula Guersenzvaig, Jorge Crowe, Leo Nuñez y Claudia Valente por todo su apoyo y sus sabías palabras. Y a todos los miembros de la UNTREF y MUNTREF que hicieron este proyecto posible.

Proyecto realizado en el marco y con el apoyo del 2nd Premio a las Artes Electrónicas de la UNTREF, 1er Premio, 2016.


EXHIBICIONES Y MENCIONES
Muestra 2ndo Premio a las Artes Electrónicas de la UNTREF, MUNTREF, Caseros, Argentina, 2016.
1er Premio, 2nd Premio a las Artes Electrónicas de la UNTREF, 2016.
Festival Transpiksel MX Arte, Ciencia y Tecnología Libre, Galeria Luis Nishizawa, Facultad de Arte y Diseño, UNAM, México, 2016.