El territorio: un lugar, un relieve, un sistema dinámico y sensible. Una retícula de flujos donde se entrañan las fuerzas y los movimientos imperantes y naturales de los cielos, los suelos y los mares. Ahí, donde las energías no permanecen escindidas entre sí, sino que se yuxtaponen, se mezclan y reconfiguran hacienda que las formas, los colores y sonidos sean las memorias de su paso a través de los tiempos. La lluvia, los caudales de los ríos, el viento, la erosión, el rocío al amanecer, la luz y el calor son expresiones de los constantes procesos de transformación, renovación y sanación: una resiliencia efímera y cíclica. El mundo se alimenta de esos flujos y energías; de esas infinitas formas de articular una multitud de agencias que a su paso siembran la vida.

Máquinas de los invisible es un proyecto en proceso el cual explora las oscilaciones, resonancias y fuerzas planetarias que dan forma a los territorios y nuestras formas de habitarlo. La naturaleza, el paisaje y lo vivo se expresan a modo de posibles geopoéticas, una serie de flujos y energías se cruzan y transforman los elementos, los cuerpos, las narrativas, las ideas, el tiempo y el espacio. Este andamiaje hibrido y la multiplicidad de agencias biológicas, fuerzas atmosféricas y energías cósmicas emergen una conciencia ecológica en una relación metamórfica y multidimensional de co-creación y cooperación entre lo humano y no-humano.

El proyecto reúne una serie de acupunturas territoriales donde a partir de la construcción de distintas maquinarias sonoras-lumínicas y una serie de activaciones se intentan abrir un contacto íntimo y preocupado sobre cómo las fuerzas terrestres como el viento, la lluvia, las variaciones de temperatura, humedad, la radiación solar, la erosión, el electromagnetismo y otras “invisibilidades” funcionan como procesos de transformación y renovación de los territorios. Estas punciones y polifonías territoriales son breves intentos por reencontrarnos, dialogar y resarcir distintas acciones de explotación y dominación en los estados actuales geopolíticos, donde los fenómenos naturales y climatológicos, sus procesos, efectos geológicos expresan los estados medioambientales de los territorios frente a sus aceleradores deterioros en nuestra era del antropoceno.

Resiliencia #1: sonidos del viento fue el primer ejercicio llevado a cabo en el área rural de Altamira, Brasil donde se construyó una antena meteorológica la cual recogía las variaciones de velocidad del viento y otros factores meteorológicos como es la humedad, presión atmosférica y la temperatura ambiente. A partir de la información recopilada se realizaron varias intervenciones y acciones de acupuntura en la zona transformando esos datos en sonidos que se escapaban con el viento.

Resiliencia #2: Conversaciones geomórfológicas fue realizado en la zona rural de Tenna, Suiza. Esta acupuntura territorial se acercó al paisaje montañoso alpino haciendo uso de un dispositivos de medición y sonorización que se activaba con la fuerza del viento chocando piedras del lugar contra grandes platos de bronce intentando así visualizar y sonorizar el procesos de erosión partir de las métricas, resonancias y temporalidades del paisaje.